Los cambios tecnológicos como resultado del COVID-19 son inminentes, sobre todo en la banca: nuevo formato de trabajo, experiencias financieras digitales y empleo de IA

Previo a la aparición del COVID-19, los cambios tecnológicos en el mercado eran una realidad, marcada por tendencias como el Internet de las cosas, el blockchain o la consolidación en la gestión de dispositivos hace un par de años.

Aunque la transformación digital ha alcanzado a diferentes sectores, es en el uso de los canales web y aplicativos donde la banca gana mayor protagonismo, por encima de las industrias de telecomunicaciones, transporte y alojamiento, de acuerdo con un estudio de Minsait.

En pocas palabras, y en medio de la coyuntura pandémica, el avance y adopción de tecnologías ha dejado de ser una opción para convertirse en prioridad a largo plazo, pero ¿a qué cambios inminentes nos enfrentamos?

Home office, una opción rentable

A partir del confinamiento, el formato de trabajo en muchas organizaciones cambió. Algunas lograron adaptarse con rapidez gracias a la nube y plataformas colaborativas para los trabajadores, lo cual les permitió acceder fácilmente a una red de conexión eficiente.

La necesidad de conectividad en las últimas semanas ha generado una mayor demanda de soluciones tecnológicas como cuentas de videoconferencias, laptops u ordenadores más eficientes, aplicaciones de manejo de proyectos, proveedores de nube, y más.

Las soluciones de comunicación a través de video se perfilarán como un factor preponderante para el onboarding digital, y otras soluciones que se puedan construir en la industria.

Claro que también se considera imprescindible la atención a procesos más seguros, empleando factores de encriptación para garantizar vínculos fiables.

Estas soluciones proyectan que la tendencia continuará y evolucionará pasado el confinamiento, por lo que las empresas también estarán más dispuestas a invertir en ellas. En suma, el teletrabajo es un cambio tecnológico resultado del COVID-19 que quedará a largo plazo, más aún con la ayuda de tecnologías eficientes que permita implementarlo.

El futuro de la banca tradicional

Es evidente que la banca tradicional, tal y como la conocemos, cambiará drásticamente. Entre las transformaciones más rápidas será la adopción de canales virtuales. Producto del confinamiento y por la búsqueda de medidas más sanitarias (sobre todo para evitar el contacto con efectivo), los clientes están explorando cada vez más estas opciones.

El segundo gran cambio tecnológico como resultado del COVID-19 será la asociación con empresas proveedoras de tecnología a fin de encontrar soluciones digitales para llegar a grupos desatendidos. En pocas palabras, la transformación digital, esta vez desde un enfoque más inclusivo, no se detendrá. Hablamos aquí de soluciones de onboarding digital, que facilitan el alta de cuentas o de productos bancarios de manera 100% digital y remota.

La adopción de tecnologías como la tokenización, para garantizar la seguridad de los pagos digitales en una época donde el e-commerce está en auge, también resultará fundamental para el sector. Asimismo, serán claves todos los factores de seguridad basados en tecnologías que los bancos pueden implementar en sus canales digitales: verificación biométrica, notificaciones push, segundo factor de autenticación, entre otras.

Inserción de IA en muchos sectores del mercado

Para evitar los costes del fracaso en el campo físico producto de la paralización de actividades, la IA (Inteligencia Artificial) será de las herramientas de automatización digital más integrales que podrán usarse, ya que permite detectar problemas con rapidez y mejorar la experiencia de usuario.

En el sector salud, por ejemplo, la aplicación de inteligencia artificial es aún modesta, en gran medida por la falta de conocimiento que esta podría proveer en términos de productividad, costes y mejora de resultados médicos.

En escenarios dramáticos, como el actual, la IA está siendo de gran ayuda para la creación de supercomputadoras que permitan encontrar una vacuna, control de personas infectadas, desarrollo de tratamientos y medicinas, y mucho más.

Por supuesto, la banca no será ajena a esta creciente tendencia, sobre todo en la demanda de omnicanales que le permitan estar en constante contacto con los usuarios. Actualmente, los grandes bancos del mundo no dudan que la IA será vital para brindar otro formato de servicio al cliente, como chatbots, así como para fortalecer sus sistemas de ciberseguridad, entre otras tareas.

La IA es una herramienta que irá cambiando continuamente a beneficio de la industria, un cambio tecnológico resultado del COVID-19 que las áreas tecnológicas deberán considerar de aquí hacia adelante, en pro de mejorar la UX y valor del negocio.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Por VeriTran

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: