El Internet de las cosas es una tendencia clave a considerar al renovar y evolucionar la app de tu empresa. Aquí te brindamos algunos aspectos importantes de este proceso.

Cada vez es más común ver que los consumidores compren y utilicen dispositivos conectados, tales como sistemas de seguridad y dispositivos inteligentes para el hogar. Esta tendencia hacia el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es clave a la hora de considerar la renovación y evolución de la app de tu empresa.

Por ello, desde el momento de conceptualizar la entrada de tu app al mundo IoT, debes tomar en cuenta varios puntos importantes, tales como la experiencia del usuario, la seguridad y la velocidad.

UX como punto de inicio

Se dice que las buenas experiencias radican en un UX exitoso. En el caso de un UX para aplicaciones IoT, la experiencia con el aplicativo no solo se centrará en la app, sino también en el sistema conectado, lo cual puede afectar su adopción.

En relación con este primer paso, el problema más grande gira en torno al concepto extendido de que el UX es solo para diseño o usabilidad, cuando la realidad es completamente distinta.

La experiencia de usuario es como una obra de arte que abarca muchas técnicas o herramientas. Una de las principales es la arquitectura de la información, que nos guía a la hora de cómo vamos a organizar la información para luego exponerla. Por eso, existe infinidad de opciones si tu negocio quiere priorizar las “preferencias” de opciones, o si más bien planea ordenarlas jerárquicamente.

Adicional a ello se debe considerar que los sistemas IoT son multicomponentes, por lo que incluyen diversos dispositivos con diferentes interfaces. Por consiguiente, el diseño abarca un enfoque integral donde convergen experiencias en web, app y wearables.

Otro punto clave es la capacidad remota del aplicativo para un sistema IoT. Un buen UX en este ámbito le simplificará la vida al usuario final, generando un acceso rápido al producto y garantizando su utilidad. Además, una interfaz sencilla permitirá un desarrollo de aprendizaje fácil y configuración rápida.

Seguridad, siempre prioritaria

En los últimos años se ha extendido un término muy interesante sobre la seguridad en el desarrollo de apps para IoT, conocido como Secure by design, el cual implica diseñar una aplicación pensando en la seguridad.

Como apunta Yaima Valdivia, experta en desarrollo software de apps IoT, “lo más importante de un aplicativo IoT es saber de qué manera se va a manejar la seguridad,” tomando en cuenta siempre que los dispositivos integrados son altamente vulnerables.

Al bajar el aplicativo, debe haber una confianza intrínseca que no puede ser vulnerada.

Adicional a la información de usuario, que tiene un valor ético en el negocio, está la protección de datos y la autenticación del usuario.

Lo más importante a considerar en este aspecto es que las redes de dispositivos y servidores web en el IoT deben actuar en nombre del usuario, sin que este tenga que autenticarse una y otra vez. Esto se debe a que resulta engorroso hacer que el usuario se valide en cada uno de los dispositivos conectados, por lo que una autenticación de token o biometría sería la vía más fácil para reconocer su identidad.

Gracias a estas soluciones, al momento de la conexión existe una verificación o un número de pasos que permiten validar que se trata de un usuario confiable. De esta forma, el aplicativo brinda seguridad al cliente e incrementa su confianza en el producto, mientras que la compañía impide la vulnerabilidad de datos o información sensible.

Velocidad: aún más importante en un mundo conectado

Además de la accesibilidad, Valdivia afirma que entre los aspectos más valorados de un aplicativo está la velocidad de operaciones.

En las apps de entorno IoT hay información constante de lectura y los sensores mandan mucha información por segundo. Así que cuando se llenan los clusters de información, el tiempo se desfasa, y en dispositivos conectados es algo esencial: nadie quiere que le manden un mensaje de alerta 30 segundos más tarde del hecho en cuestión” subraya la experta.

Comenta que para lograrlo también influye la capacidad del back-end, que debe considerar de qué manera se diseñó la aplicación, y cómo fue el diseño y distribución de la base de datos.

Para todo usuario esto es esencial, porque uno quiere interactuar con algo que le demore apenas unos segundos. El usuario confía más en un producto que ve que funciona más rápido, porque de lo contrario se saldrá de la plataforma” finalizó Valdivia.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Por VeriTran

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: